La historia emocionante de Lorena Giménez, una chica de Bolivia que se vino a vivir a Mendoza, es madre, trabaja y se recibió de docente