Se trata de quien era el Superministro del Gobierno de Celso Jaque.

Ahora defenderá a la joven acusada de matar a su novio, Genaro Fortunato.

El ex Funcionario solicitó la suspensión de los plazos de apelación en la resonante causa por “homicidio agravado por alevosía y vínculo de pareja”.