Las restricciones extremas a las que se ven sometidos para contener la propagación de la enfermedad empezaron a hacer mella en un grupo de 14 compatriotas que residen en la provincia de Hebei.