Hablamos con Pablo Colangelo, vivió tres meses en Grottole en el sur de Italia