Por su parte, el letrado de la red de sobrevivientes de abusos eclesiásticos en Argentina, recordó que los dos sacerdotes que nombró el Papa para colaborar con la investigación fueron denunciados penalmente en Mendoza. El Arzobispado de Mendoza emitió un comunicado  donde afirma que “el dolor de las víctimas es nuestro dolor”.