Los malvivientes irrumpieron en un emprendimiento familiar ubicado en el barrio Foecyt.