El relevamiento de expectativas de mercado del Banco Central anticipa un año de tasas reales negativas para los plazos fijos. Mientras la inflación anual superará el 41%, los depósitos pagarían 28%.