La próxima semana los sindicatos nacionales y el Gobierno comenzarán a negociar los incrementos para este año. Quieren alcanzar un equilibrio entre demandas gremiales y las realidades financieras del Estado.