El ejecutivo nacional tomó la decisión por decreto y como medida urgente para aliviar la carga económica del sector. De esta manera se destraba el pago que el gobierno había prometido a las obras sociales para sostener la cobertura de sus afiliados.