dice Juan Manuel Arana, párroco de la Iglesia San Cayetano