En la casa encontraron sangre que no era de las víctimas y la prueba fue cotejada a pedido del fiscal