Era del 60% anual y respondía a la brusca aceleración de la inflación.

Además la entidad decidió mantener las bandas de flotación para el dólar