Así lo aseguró Fortunato Mallimaci, doctor en Sociología de la Religión.