El Presidente reconoció la angustia y el miedo de la población.