Ocurrió en el interior del barrio Grilli, de Guaymallén, donde unos perros llevaron hasta su casa un cráneo.