El disparador de esta convocatoria fue la matanza masiva de 22 perros en el barrio Supe.