La primera dama fue recibida por el sumo pontífice y le obsequió el cáliz dorado que se utilizó en la misa por la “Patria y la unidad” que se realizó domingo en la Basílica de Luján.