Así lo definió la Dirección de Escuelas, que ya había tomado esta decisión con docentes y celadores.