El presidente tendría un 45% de los votos y su principal rival, Carlos Mesa 38%. Para ganar en primera vuelta era necesario una diferencia de 10 puntos. Carlos Mesa denuncia que intentan manipular el conteo de votos.