Se trata de villas que comenzaron a armarse desde hace tres años