La comuna había lanzado una encuesta online para sus vecinos, de manera que fueran ellos los que decidieran si deseaban o no el uso de los elementos pirotécnicos durante la fiesta.