Sus préstamos se fueron actualizando con los índices de inflación, pero sus sueldos no, y los califican como impagables. El Gobierno Nacional dispuso el congelamiento de las cuotas hasta diciembre, pero los usuarios aseguran que no es una solución.