Los comerciantes de la provincia indicaron a Nihuil que de ninguna manera tomaran de rehén a los clientes