El presidente salió a poner paños fríos a la situación económica que atraviesa el país