Algunas empresas como Molinos y Unilever suspendieron las entregas de mercaderías ante el salto del tipo de cambio. Quieren subir al menos 10% los precios.