Juan Solá, escritor entrerriano contó el hecho a Radio Nihuil. Dijo que el domingo después de pasar el día en alta montaña decidieron salir a bailar con una amiga. Solá afirmó que fue agredido en el boliche Picasso por su condición sexual.   Según el relato del escritor, las personas que lo agredieron usaron su cuerpo para boxear y no lo dejaron usar el celular.   Solá hizo la denuncia en la oficina fiscal número 1 y fue revisado por un médico forense para constatar las lesiones.