Así lo aseguró Mauricio Percara periodista y escritor argentino que vive en Pekín, China.