Así lo expresó en diálogo con Nihuil, Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz