Los turistas a los que no se les haya cobrado el gravamen deberán pagarlo directamente al ente recaudador.