El presidente reiteró el pedido, pidió unidad y aseguró que “no hay más lugar para colonialismos en el siglo XXI”.