Se comunicó con la vicepresidenta para ordenar que el Senado avanzara con el proyecto impulsado por Fabiola Yáñez, contra la fibrosis quística. El ministro en su exposición en la Cámara Alta y luego de hacerle duras críticas pidió cajonearla. Cuando se desconectó, la mendocina Fernández Sagasti invocó al presidente y ordenó aprobarlo igual.