Así lo afirmó Rodrigo Quiroga, investigador del CONICET, doctor en Ciencias Químicas, especialista en bioinformática y docente de la Universidad Nacional de Córdoba.