Actualmente se encuentra acéfalo porque los diplomáticos fueron obligados de dejar las sedes en todo el país, por orden de Jeanine Añez.