Marcelino Iglesias afirmó que el caso Wanka es un escándalo y que nunca había visto algo tan burdo en la administración pública. El jefe comunal de Guaymallén contó que a fines de 2014 la municipalidad tenía problemas financieros y Lobos y Sampieri deciden hacer una licitación de alquiler de una planta de asfalto, en donde se presenta un solo oferente, se adjudica en tiempo récord, les pagan antes de que comiencen a trabajar e hicieron 30 cuadras de asfalto cuando pro ese monto se podría haber hecho 100 cuadras.