El Ministro de Trabajo, Claudio Moroni, aseguró que el objetivo del Gobierno es mantener el impuesto a las ganancias en torno al 10 por ciento de los asalariados.