Será armado en los próximos 15 días por los diferentes participantes de la cadena de comercio de la industria aceitera y no demandará ninguna erogación estatal.