Introduce cambios en la actualización del valor de los contratos de alquiler, el pago de expensas, los desalojos y amplía el plazo mínimo de dos a tres años. Además, crea el programa nacional de alquiler social.