La amplia victoria de la oposición sobre el Gobierno promete pegarle al peso, lo que obligará al Banco Central a desplegar artillería pesada.

Sin embargo, operadores y analistas advierten que nada podrá frenar el derrape de acciones, bonos y un salto el riesgo país.