Eso le aseguró el crítico francés Michel Rolland a Enrique Chrabolowsky. El empresario del vino contó que la industria debió adaptarse y la calidad debe ser la mejor dentro de cada precio.