Luego de la renuncia y la denuncia de golpe de Estado, el expresidente de Bolivia, viaja hacia el país que preside López Obrador. Tuvo una escala en Paraguay de cuatro horas. Militares y policías se desplegaron de manera conjunta y tratan de controlar las calles del país. Bolivianos en Mendoza se manifestaron pacíficamente en el consulado. Alfredo Cornejo aseguró que “da igual si es un golpe de Estado”. Pidió que se realicen elecciones libres en Bolivia.