Así lo expresó Leonardo Guercio, tambero.