Lo aseguró un profesor de Oxford argentino que empezó a trabajar a los 9 años y vivía con su madre en una casi sin baño y con piso de tierra, comía pan duro con té. Esteban Cichello Hûbner afirmó que tiene amigos que viven en villas miserias, no pagan electricidad, ni agua pero tienen aire acondicionado, auto y hasta mandan sus chicos a escuelas privadas. El joven dijo que para él la pobreza fue la riqueza porque lo único que hacía era leer, lo extraía de esa realidad.