Aunque en un primer momento las compañías interpretaban que estaban exceptuadas del impuesto país, se les aplica el recargo con tarjeta.