El senador aseguró que hay alrededor de 100 personas, entre ellos 13 menores y 5 son muy chiquitos y el Estado solo les llevó golosinas, galletitas y agua. Agregó que en el control sanitario del ISCAMEN no hay computadoras y no puede completar los requisitos del protocolo para poder ingresar.