El ministro de Trabajo relativizó la importancia de la decisión de Falabella, la última en reconsiderar su presencia en el país. Claudio Moroni recalcó que cada caso es particular, pero que no responde a un país que ha sostenido el consumo y el empleo.