La iniciativa es del Senador Pablo Priore, y contempla un congelamiento de los procesos hasta el 2023.