El operativo había comenzado la semana pasada. Gendarmería junto a policías, funcionarios judiciales y empleados de la Municipalidad de Luján realizaron un rastrillaje en las casi 6 hectáreas del instituto religioso para chicos sordos.