El presidente del club, Ian O’ Donnell, aseguró que fue un momento desagradable porque les gritaron asesinos.