Así lo expresó Carolina Beceyro, docente en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo